Caja bajocama reutilizada

¿Habéis visto alguna vez esas cajas de plástico que tienen en muchos supermercados apiladas por decenas? Pues resulta que gran parte de ellas no las necesitan y las acaban regalando, vendiendo muy baratas o incluso tirándolas a la basura. En esta última situación estaba esta caja verde de fruta que ya no le interesaba al dueño del establecimiento y no pude por menos de pedir que no la tirara y, en su lugar me la diera a mi.

Son cajas grandes, resistentes y plegables para no ocupar espacio cuando no se están utilizando por lo que son perfectas para almacenar la ropa de cama de invierno durante el verano. El único añadido que necesitaba para ser perfecta eran unas ruedas pero al ser una estructura plástica no maciza no era sencillo ponérselas…hasta que vino al rescate mi amado Sugru.

 

Aplicando Sugru a modo de material de unión entre la base de la caja y las ruedas de polipropileno podemos “construir” un soporte y zona de sujeción para éstas. Hay que tener en cuenta que tanto la caja como las ruedas deben estar bien limpias antes de proceder a “pegarlas” con Sugru y respetar el tiempo de secado, para que se endurezca bien, antes de manipular la caja de nuevo.

 

Una vez seco, tenemos lista nuestra caja rodante para que guarde lo que queramos bajo la cama, aprovechando ese espacio que normalmente sólo reservamos para las pelusas (y los monstruos infantiles) .