Tarjetas con vida

Seguro que en los últimos meses ha llegado a tus manos alguna de esas tarjetas de pago sin contacto que se usan en los autobuses, el metro, hoteles y algunos museos. Si tienes una en casa a la que ya no le saques partido para su función original y tienes un teléfono con NFC, te sorprenderá saber que puedes reutilizarlas de una forma muy simple.

La gran mayoría de estas tarjetas no puede ser recargadas con saldo o reescritas a no ser que tengas el aparato original para ello o consigas hackearlas con ingeniería informática (si no las empresas de autobuses de este país se irían a la ruina) pero todas tiene un código que las identifica. Gracias a ese código puedes y algunas aplicaciones de Android, puedes conseguir que cuando coloques tu teléfono sobre ellas se realicen determinadas acciones de forma automática.

En el ejemplo he usado una tarjeta de turismo de Vitoria que ya no se iba a utilizar pues el saldo estaba agotado y no se puede recargar (es de sólo lectura).

Lo primero que hice fue pintarla y decorarla con pintura en spray para poder identificar fácilmente que hará el teléfono al acercarlo a la tarjeta (opcional)

A continuación descargué de la Play Store una aplicación llamada NFC ReTAG que tiene tanto versión gratuita como de pago. En esa aplicación creamos un perfil en el que marcamos las acciones deseadas. En mi caso la programé para que pusiera en marcha el reproductor de música, subiera el volumen y desactivara los datos.

 

Así, cada vez que quiero escuchar mu música preferida sin interrupciones al llegar a casa sólo tengo que tener la app abierta y acercar el teléfono a mi tarjeta”inteligente”. Cuando quiero que se pare, vuelvo a colocar el teléfono sobre la tarjeta y listo.

Si tienes varias tarjetas puedes programar cada una para diferentes acciones y colocarlas donde te hagan falta y automatizar muchas configuraciones de tu teléfono (por ejemplo: coloca una en el salpicadero que ponga en marcha el “modo coche”)

 

Nota: Obviamente, necesitas que tu teléfono esté equipado con tecnología NFC (¡Que hay que decirlo todo!)